Cómo calcular la indemnización por despido en contratos de personalidad jurídica

Una entidad jurídica, conocida también como persona jurídica, es una figura legal que da lugar a la existencia de una persona con derechos y responsabilidades que no es de un ciudadano común.

Se trata de una institución, empresa o una organización que se dedica a la consecución de un objetivo social, con o sin ánimo de lucro.

Una persona jurídica o moral es una organización o entidad que tiene personalidad jurídica y está formada por muchas personas físicas. Los seres naturales y las personas jurídicas se relacionan permanentemente.

Están dotadas de personalidad jurídica propia y de la capacidad de actuar como personas jurídicas. Tienen, asimismo, la posibilidad de adquirir y poseer todo tipo de bienes, así como de participar en actividades sociales y empresariales.

En España las personas jurídicas se dividen en entidades de interés público y entidades de interés particular.

La persona jurídica se crea mediante un acto jurídico, como la constitución de una sociedad. El mismo es reconocido por las entidades y autoridades administrativas, las cuales les exigen que se registre públicamente y que cumplan unos requisitos legales específicos.

Esta figura es titular de derechos y deberes que tienen las personas físicas, con la excepción de los delitos penales, que se atribuyen a las personas físicas y no a las corporaciones, haciéndolas responsables personalmente de los delitos cometidos.

Se pueden imponer sanciones a las personas jurídicas de carácter penal que estén implicadas en conductas delictivas. El derecho administrativo se utiliza en general.

Entre las atribuciones o derechos que posee una persona jurídica está la de contratar a terceros para realizar determinadas tareas. Al finalizar este contrato es posible el pago de un finiquito que se establece en la misma documentación.

Las personas físicas y jurídicas tienen características diferentes. Una persona física es un ser humano que, según la ley, tiene derechos y responsabilidades particulares y se distingue de la persona jurídica en cuanto al alcance y los límites de sus derechos y obligaciones.

La persona física responde con su patrimonio personal de las deudas contraídas con otras partes. Aunque la entidad jurídica esté formada por personas físicas, estas no están vinculadas a sus obligaciones legales porque una persona jurídica es una entidad independiente.

Las personas jurídicas y también las personas físicas tienen responsabilidad civil nacida del incumplimiento de las obligaciones que les atañen.

Si se trata de acciones y omisiones que causen prejuicio o daño a terceros y en las que se demuestre su negligencia o culpa, estás generan también responsabilidad civil.

Sobre la responsabilidad penal en las personas jurídicas esta viene dada por los delitos realizados en su nombre o que se concreten por su cuenta y por personas físicas que estén ligadas a ellas.

Calculadora del finiquito por despido en contratos de personalidad jurídica

Sueldo Bruto Anual
Número de pagas al año
Fecha inicio del contrato
Fecha despido o finalización del contrato
Días de vacaciones anuales
Días de vacaciones disfrutados este año
Indemnización (Días por año trabajado)
Calcular Finiquito

Resultados del finiquito e indemnización a percibir

Correspondiente al último mes
0
Correspondiente a las vacaciones no disfrutadas
0
Correspondiente a las pagas extra
0
Correspondiente a la indemnización
0
Finiquito Bruto total
0
Retención IRPF
0
Finiquito Neto total
0

¿Cómo calcular tu indemnización por despido en contratos de personalidad jurídica?

Como derecho de las personas jurídicas está el de contratar o participar en actividades mediante contratos que se firman para determinados propósitos.

Existen innumerables personas jurídicas con diversas actividades por los estos contratos varían según cada persona jurídica. 

Ahora bien, la liquidación o indemnización que se devenga una vez finalizado el contrato no está sujeta al Estatuto de los Trabajadores. Los contratos de personalidad jurídica establecen en sí mismos las condiciones de sus términos y no debe ser confundido con el despido en contratos de fomento de empleo.

Por otra parte, si la persona jurídica posee un contrato temporal con el trabajador y este llega a su fin, el empleado tiene derecho al pago de una indemnización y la misma va a depender de la fecha en el cual este fue firmado el contrato.

Sin embargo, la fórmula es de 12 días de salario por cada año trabajado y si no se completa un año se tiene que realizar el cálculo de manera proporcional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.